lunes, 16 de enero de 2012

EXPERIENCIA DE ESTUDIO... Y DE VIDA

Esta ha sido la esperiencia de uno de los universitarios que han participado en la convivencia de estudio, espero que os guste y os anime para las próximas...

Como ya sabréis, este pasado fin de semana (días 13, 14 y 15) tuvimos en la pastoral universitaria una conviencia de estudio en Granja de Rocamora, y si tuviera que resumir mis sensaciones, os diría que no imagino una forma mejor de haber pasado esos días. De Granja no sólo me traigo muchas horas de estudio y trabajo (que esperemos den sus frutos en los exámenes) sino mucha más cosas: traigo el haber conocido a gente estupenda, con quien fue muy sencillo congeniar y pasarlo bien juntos desde el principio; traigo recuerdos de los momentos pasados juntos, ya sea tirados sobre un colchón viendo una película o sentados cada uno en una mesa estudiando en total silencio, roto cada cierto tiempo por los rebuznos de nuestros vecinos cuadrúpedos; traigo una nueva dimensión a mi relación con Dios y con mis hermanos, que siempre estarán ahí por mucho que yo me empeñe en tropezar; y traigo promesas de que muy pronto, en cuanto acaben los exámenes, nos veremos de nuevo todos (cuantos más mejor) para celebrar las notas (vengan como vengan) y pasarlo bien sin apuntes.

Y por todo eso que me traigo siento la obligación, y el deseo, de daros las gracias a todos los que, de una forma u otra, han hecho posible esta convivencia, gracias a mis compañeros, a los conductores, al cocinero/sacerdote,... Lo único que lamento es que esto no haya durado un día más.


Gracias Ángel por compartir tu experiencia, en junio más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada