martes, 28 de febrero de 2012

Un regalo al comienzo de la cuaresma.

Lectura del libro de Isaías 55, 10-11
Así dice el Señor:
«Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mi vacía, sino que hará mí voluntad y cumplirá mi encargo.»


Que la Palabra de Dios nos empape para que podamos presentarnos ante Dios llenos de vida.
¡Feliz cuaresma!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada